Soy voluntario


Dar a los demás es recibir amor con creces. Nunca he sentido tanta satisfacción interior en mi vida, desde ese día en el que decidí dar un poco de mí a las personas. Creo en lo mejor de cada persona, discapacitada o no. Creo en la igualdad de oportunidades, discapacitados o no. Creo en la verdadera esencia de las personas, en su alma, en su corazón, por todo eso me siento orgulloso de ser VOLUNTARIO.

Quisiera aprovechar la ocasión para dar las gracias a Maria José y Nati de FUNDAR, por el interés mostrado hacia mi labor como voluntario. És y siempre sera un placer servir a los más necesitados. Como digo siempre, en mi vida no imagino lo que puedo llegar a conseguir, sino lo que puedo llegar a dar. GRACIAS.

Aquí os dejo la entrevista que me realizaron el pasado mes de agosto dese FUNDAR y que aparece publicada este mismo mes de Septiembre. Podéis descargaros también la versión en pdf desde el siguiente enlace http://www.fundar.es/descargas/varios/fundaccion_septiembre_2011.pdf

“José Manuel, diseñador gráfico, colabora con la Fundación Síndrome de Down, la Asociación Provincial de Parálisis Cerebral (ASPROPACE) y con Cruz Roja Castellón,  especialmente acompañando en salidas lúdicas y ayudando en la práctica del juego de la boccia, una adaptación de la petanca para personas con parálisis cerebral.

Hace dos años respondió a “una llamada interior, una vocación latente que he tenido toda mi vida” y que considera que le aporta “muchísimo amor, un torrente emocional… brindo mi mayor energía y siempre recibo muchísimo más”. Además, considera que el hecho de ser voluntario le ha llevado a iniciar estudio de Grado en Educación Social, unos estudios que le ilusionan y que espera que le permitan ejercer profesionalmente.

A José Manuel le encantan los niños, a quienes considera “la esencia de algunos valores que se deterioran en los adultos: espontaneidad, imaginación, ternura, cariño…” y opina que “dedicar tiempo a ayudar a los demás es dedicártelo también a ti mismo“. Las personas somos seres sociales y necesitamos los unos de los otros para entendernos, apoyarnos, crecer… compartir las ganas de ayudar a los demás te hace sentir la esencia de lo que somos, te hace mejor persona”.

Este voluntario de Castellón cuenta con el apoyo de su mujer y trata de inculcar los valores de tolerancia, respeto y amor al prójimo a su hijo de 7 añitos. A nosotros nos invita a probar el voluntariado porque “el pedazo de tu vida que dedicas a los demás hará que tu corazón se haga más grande y que el amor y la felicidad en tu vida se multiplique… una sonrisa, un abrazo, un simple gesto… el verdadero sentido de nuestras vidas está ahí”, afirma.”

Anuncios

Un día conmigo…


“Hoy ha sido un día distinto, hoy he podido expresar lo que siento, me dieron voz aunque siempre hablé, expresé mis sentimientos, aunque siempre los tuve…”

A modo de reflexión, dejo un fragmento del relato “Carta de un discapacitado psíquico.”  He decidido convertirlo a formato de audio, por la sinceridad y honestidad del relato, por su enorme significado social, por toda la belleza que esconden esas palabras. Ójala nos sirva para sentir por un momento como piensan, como sienten y como ven a través de sus corazones todas estas personas  una realidad que pasa inadvertida para el resto de mucha gente. Quisiera también aprovechar la ocasión, para agradeceros las muestras de cariño, apoyo y comprensión a la hora de realizar este blog para un colectivo tan sensible a los cambios sociales y educativos que estamos viviendo en la actualidad. A todos vosotros y en especial para ellos: GRACIAS.

AUDIO: http://www.ivoox.com/un-dia-conmigo_md_489360_1.mp3″ Ir a descargar

 

Fragmento extraido de: http://asfoso.blogspot.com/2007/02/carta-de-un-discapacitado-psquico.html

Violencia y discapacidad


A través de la historia nos encontramos con múltiples maneras de discriminar a las personas con discapacidad, en las sociedades antiguas era normal el infanticidio cuando se presentaban anormalidades en los niños y niñas, posteriormente la iglesia católica prohibió el infanticidio, pero dio a la discapacidad un origen sobrenatural, realizándose en algunos casos exorcismos a los niños y personas con discapacidad, en los años 70 la época de la socialdemocracia nazi se esterilizaba a las personas con discapacidad, aún sin su consentimiento, con los avances en la medicina y la psicología poco a poco se han restituido los derechos de las personas con discapacidad a recibir un trato igualitario y a obtener oportunidades de tratamiento, de rehabilitación, de inclusión social, en el 2005 en la 58 asamblea de la Organización de las Naciones Unidas se elaboró un informe sobre discapacidad que plantea que en el mundo existen alrededor de 600 millones de personas con algún tipo de discapacidad y el 80% de estas personas viven en los llamados países en vías de desarrollo, donde las prestaciones de salud son más precarias y deficientes, esta información no sólo debería obligar a los gobiernos a realizar políticas tendientes a mejorar las situaciones de discapacidad de sus ciudadanos, sino que debe servir para que la gente del común reciba una sensibilización frente al tema que disminuya los índices de maltrato hacia las personas con discapacidad.

¿De que manera surge el maltrato hacia las personas con discapacidad, en especial hacia los niños? En muchas ocasiones las situaciones de maltrato se dan desde el momento en que la familia se entera de la discapacidad del niño, múltiples familias con personas con discapacidad, demandan que la actitud del médico pediatra o del personal de salud que les dio la noticia de la discapacidad de sus hijos, marcó su posterior aceptación de la discapacidad del mismo, en la mayoría de los casos de manera negativa, pues frases como “su hijo no sobrevivirá más de unos pocos años”, “su hijo es un vegetal” son muy comunes en las historias relatadas por las familias manifestando que fueron dichas por el personal de salud, esto para algunas madres y padres aguerridos significó un reto personal el de contradecir los fatales pronósticos de los médicos, pero para otros menos preparados para situaciones adversas de la vida, significó el aislar a su hijo, no brindarle oportunidades de tratamiento y en muchos casos recurrir al maltrato como una forma de manifestar la impotencia vivida ante la situación de enfermedad de su hijo.

Otra manera en que se da el maltrato hacia las personas con discapacidad es en las instituciones de cuidado de los mismos, en muchas ocasiones dichas instituciones no realizan un control riguroso de las condiciones mentales de sus empleados, quienes al verse y sentirse en situación de poder frente a su paciente, abusan de el o le maltratan, es por eso indispensable realizar una exhaustiva selección de personal para asegurar que la persona que esta a cargo del cuidado, enseñanza o atención de personas con discapacidad, no solo tenga los estudios y la preparación sino además las características humanas que le permitan atender con cariño y entrega las necesidades especiales de la población con la cual trabaja.

Es importante resaltar que el maltrato no solo se realiza por acción sino también por omisión, la indiferencia hacia la persona con discapacidad es una forma de maltrato muy frecuente, ignorar y desatender las necesidades del niño con discapacidad o al contrario la sobreprotección son maneras de maltrato, cuando a un niño con discapacidad el padre o cuidador le hace todo, el niño se siente agredido pues le están incapacitando más de lo que su enfermedad ya lo hace.

De igual manera la sociedad permanentemente vulnera los derechos de las personas con discapacidad, cuando se dejan llevar por los prejuicios y no aprenden y conocen más acerca del tema, cuando se le niegan oportunidades de empleo y estudio a una persona, cuando las entidades construyen edificios inaccesibles a quienes viven con una discapacidad.

Son múltiples las maneras en las que se le pueden vulnerar los derechos a los niños y personas con discapacidad, pero de igual manera hay múltiples formas de luchar contra el maltrato en las familias e instituciones, la primera forma es la información, cuando el personal medico se asesora adecuadamente que a pesar de la discapacidad una persona con buen proceso de rehabilitación y afecto familiar puede desarrollarse y tener una óptima calidad de vida, de igual manera puede dar esperanzas a las familias, que inician el proceso de rehabilitación, de igual manera si las familias se informan acerca de los aspectos de la discapacidad de su hijo, conocerán los mejores tratamientos a seguir y la mejo manera de colaborar con el mismo, también se deben generar políticas de sensibilización a la población en general del tema de la discapacidad y formación a nivel universitario que permita que los profesionales desde su rama sean sensibles y preactivos frente al tema.

La responsabilidad que queda es grande y es la de velar por que los derechos de las personas y los niños con discapacidad no se vulneren y que puedan desarrollarse en todos los aspectos de su vida.

El apoyo de las Obras Sociales


Es indudable que el apoyo económico para las personas discapacitadas es muy importante.

Se entiende por Obra Social a la reinversión de parte de los beneficios, producto de las actividades de las organizaciones sin ánimo de lucro para el bien común.

Quizás, bajo mi punto de vista muy personal, todo este capital y trabajo procedente de entidades privadas (principalmente bancos), debería proceder del estado. Por que si bien es cierto que todo esto se agradace dando igual la procedencia del mismo, muchos de estos trabajos con los colectivos sociales más desfavorecidos o vulnerables, lo hacen ONGs y entidades privadas, por lo que se le quita de una obligación muy grande al estado.

¿Sociedad capacitada?


DiscpacitadosLa lucha de los discapacitados se inicia al identificarse “diferente”, cuando el discapacitado comprende que deberá esforzase por encajar en la sociedad. Comienza entonces su largo peregrinar para determinar las causas de la discapacidad así como la posible rehabilitación para su condición especial, deberá someterse a innumerables chequeos, molestos exámenes y tratamientos que lo harán sentir como conejillo de indias, como un sujeto raro, como un ser defectuoso, incompleto o imperfecto.

La integración familiar constituye su primer enfrentamiento con la cruda realidad, pues es un miembro distinto en el hogar, que debe tener paciencia para solicitar se le comparta e integre a la conversación en turno, siendo el último en advertir las noticias de moda, convirtiéndose en dependiente de los demás familiares, siendo su opinión nula e inclusive en algunos casos sujeto de maltrato, lo cual lo convierte en una persona desconfiada y resentida, todo esto generalmente se traduce en manifestaciones de carácter agresivo o violento.

Existe también la posibilidad de que por el contrario, se le sobre proteja y se le otorguen demasiados privilegios y que más tarde, aunque sin ser culpable se convertirá en un ser inútil y demandante, con poca iniciativa, excesiva dependencia, escasa responsabilidad y nula autonomía.

La persona discapacitada deberá trabajar diariamente en un ambiente social hostil, en circunstancias adversas, generalmente basadas en la indiferencia y el menosprecio, se sentirá injustamente marginada y ofendida cuando la sociedad no se interese en conocerla e intentar un acercamiento, cuando se empeñen en manipularla y resolver el problema de la integración unilateralmente, cuando productivamente se le trate con matices de inferioridad.

El aspecto laboral es decepcionante, pues aún cuando existen algunos discapacitados preparados para ocupar puestos directivos, se deben conformar con realizar actividades muy por debajo de sus capacidades reales, generalmente se les limita el acceso a mejores oportunidades en el sector productivo, en cambio se admite a personas con menor rendimiento, por el hecho de ser “normales”, las aspiraciones profesionales de los discapacitados también se ven frustradas al no contar con facilidades de acceso para acudir a las universidades y centros de estudios superiores.

La integración social debe ser un proceso que conceda a todos los individuos poder participar de los beneficios del desarrollo a través del ejercicio de sus derechos y capacidades. La principal arma para lograr la integración social y productiva es trabajar a favor de la justicia y la igualdad, elevando los niveles de bienestar y desarrollo e impulsando las personas discapacitadas cuando se le niegan las oportunidades de que dispone en general la comunidad y que son necesarias para los aspectos fundamentales de la vida como la educación, el empleo, la vivienda, la seguridad económica y personal, la participación en grupos sociales y políticos, las actividades religiosas, las relaciones afectivas, el acceso a las instalaciones públicas, la libertad de movimientos, así como las posibilidades para desarrollar un estilo y calidad de vida adecuados.

Al inicio del nuevo milenio, forzosamente, debemos admitir que las proyecciones que se hacían a futuro en relación con la discapacidad, pensando en el año 2000, ahora simplemente nos han alcanzado y es necesario darles cumplimiento. Nos corresponde ser los actores que hagamos realidad lo que ayer se soñó, este debe ser el milenio de la integración, el siglo del respeto a los derechos de los más desprotegidos, la era de una convivencia bondadosa, justa y de oportunidades para todos, la etapa del respeto a la dignidad de los discapacitados.

Hemos llegado al nuevo siglo, con muchos avances científicos y tecnológicos, las distancias entre los hombres se han acortado, comienza a observarse los inicios de una sociedad más incluyente, sin embargo, la construcción de la nueva sociedad aun se vislumbra lejos, sobre todo ahora que vivimos en tiempos de vertiginosos cambios sociales, que nos obligan a la redefinición de papeles, de tareas y metas por cumplir. El nuevo milenio, nos lanza el acertijo de lo incierto y el reto de soñar el mejor diseño de nuestra sociedad futura.

A nosotros nos toca hoy proponer, analizar, discutir y construir como queremos que sea la nueva sociedad del presente y futuro, para establecer como queremos avanzar en este siglo, como queremos que reconozca la sociedad a las personas que enfrentan la discapacidad, a las mujeres, a los niños, a los ancianos. Por ello debemos pensar en formas de organización creativas, en nuevos métodos y mejores estrategias que nos permitan continuar avanzando en el camino de los cambios necesarios para integrar a las personas discapacitadas a las dinámicas de desarrollo familiar y social.

El último día de Mar


Quiero comenzar este blog con un escrito que refleja mi propio sentimiento acerca de las personas capacitadas,  muchas veces con unos sentimientos y pensamientos más transparentes y sinceros. Una buena reflexión para comenzar este Blog, espero que os guste. 

Hoy fué su último día junto a la orilla del mar, le encantaba sentarse y ver como las olas hacían cosquillas en sus pies, su sonrisa era grande, pura y sincera. Nunca fingió, siempre fué transparente, eso es lo que más gustaba a la gente que tenía a su alrededor, cualquier cosa por diminuta que fuese siempre era motivo para regalar una sonrisa y contagiaba, siempre contagiaba. El misterio de esa sencillez y hermosura sólo se podía explicar de una manera: Su alma quedó intacta, en su corazón se quedó todo el amor que le brindó su madre y jamás lo dejó escapar, sencillamente por que no entendía muchas cosas que nos preocupan al resto.

Hoy Mar estaba un poco triste, sabía que hoy iba a ser su último día cerca del mar, junto a él pasó muchos días y siempre se ponía muy triste cuando se marchaba, su madre siempre estaba a su lado, siempre cogida de su mano daban largos paseos por la orillita… cuando se cansaban, se sentaban y Mar chapoteba con sus manos y pies, era tremendamente feliz y daba fuertes abrazos a su madre, pero hoy era su último día y su abrazo era todavía más fuerte, mas intenso…

Mar, se sentaba a esperar un deseo, su mirada lo decía todo sin hablar, deseaba que todo se quedase como está, por que todo seguría allí cuando ella no estuviese, cerraba sus ojos y levantaba sus brazos casi siempre con las palmas abiertas para sentir el viento entre sus dedos, como una caricia, como una bruma que seguía alimentando su paz.

Su madre, siempre la observaba con atención y se le escapaba alguna lágrima al recordar, lo dura que fué la infancia de Mar, como tuvo que sacarla adelante con todo su amor y sacrificio, simplemente por ser una niña un poco diferente, una niña con síndrome de down. Sus lágrimas se convertían en rabia, cuando pensaba en el hombre que tuvo a su lado, en la persona que tanto decía amarla y que con la llegada de Mar, se dió cuenta que su corazón se convirtió en una roca y que en los umbrales del mundo nada podía ser tan frío y distante… El recuerdo era como una losa que caía sobre su corazón cada vez que miraba a Mar.

La libertad en el perfil de la mañana, el aroma de agua marina al despertar, el beso de Mar a su madre, hacía que todo fuese más llevadero, por suerte ella nunca fingía y si algo desbordaba en su ser, era el amor que sentía por todo lo que le rodeaba. Tanta gratitud emocionaba a su madre, que se limitaba a sonreirle y darle el más fuerte de sus abrazos. Su hija era su gran amor.

Visto desde la distancia, me asombraba saber que Mar, es aquello que llamamos AMOR PURO, aquello que damos sin esperar recibir nada a cambio, aquello que damos por que lo sentimos, por aquello que nace desde lo más profundo de nuestro ser, por que permanece y se queda como una inmensa coraza llamada felicidad. ¿Problemas?…. para Mar ninguno, quien de verdad sufría era toda la gente que navegaba a su alrededor, preocupada por detalles que con el tiempo se convierten en nada, se quedan en ausencias, en vacíos… Viviendo preocupados por lo que tenemos o no tenemos y cada día que pasa, perdemos algo muchísimo más valioso, perdemos el tiempo, perdemos la libertad de sentir la orilla del mar como lo hace ella, la brisa que nos regala el tiempo, perdemos lo básico de nuestra existencia: EL AMOR por todo aquello que nos rodea.

Mar regresó a Madrid con su madre, era el final de un verano más, como cada verano volvería a reencontrarse con sus compañeros del centro y regresaría para encontrarse con el amor que deja verse entre las ventanas y paredes de ese lugar, un oasis de felicidad entre un bosque de papel que se desmorona con las primeras lluvias de Otoño y que se queda frío con las primeras nieves de Invierno para poco a poco dejar paso a las flores y esperar el calor del verano…, mientras todo eso sucede a su alrededor, Mar seguirá mirándonos siempre con su hermosa sonrisa y grandes ojos repletos de AMOR.