Discapacidad y trabajo


Después del tiempo que llevo difundiendo y dedicando al entorno de las personas discapacitas la mayoría de mis trabajos, tanto en mis estudios universitarios del Grado de Educación Social como en otros cursos que he realizado, creo que va siendo hora dar a conocer parte fragmentada de ellos, pues creo que la información recapitulada en cada uno de ellos debe ser divulgada y puesta en conocimiento para que llegue al mayor número de personas posible. Sólo os pediré un pequeño favor, y es que si os gusta cualquiera de estos trabajos o artículos le déis la máxima difusión posible y recordad siempre que lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas.  Gracias por tu interés y tu tiempo.

DISCAPACIDAD Y TRABAJO

Trabajo realizado para la asignatura de: Derechos Humanos  2012

Actualmente, en la situación socioeconómica que estamos viviendo no sólo en España sino en el resto del mundo, donde los recortes presupuestarios en el ámbito social están haciendo estragos en la  sociedad, ataca mucho más directamente a las personas con algún  tipo  de  discapacidad,  ya  que  un  10  por  ciento  de  la  población  mundial, aproximadamente 650 millones de personas, vive con una discapacidad. Son la minoría más grande del planeta, y un 80 por ciento de ellos vive en países en desarrollo.

El artículo 23 de la Declaración de los Derechos Humanos (10/12/1948) dice:

                  Artículo 23

1.  Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

2.  Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.

3.  Toda  persona  que  trabaja  tiene  derecho  a  una  remuneración  equitativa  y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera

otros medios de protección social.

4.  Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

Sin embargo, en una encuesta realizada recientemente en Estados Unidos, se reveló que sólo  el  35  por  ciento  de  las personas con  discapacidad  en edad  de trabajar, están realmente trabajando. En otro estudio realizado por la Universidad de Rutgers (EEUU), un tercio de los empleados encuestados afirmaron que las personas con discapacidad no pueden realizar eficientemente las tareas requeridas en el trabajo; la segunda razón más común que se dio para no contratar a personas con discapacidad era el miedo a tener que gastar mucho dinero en instalaciones especiales.

Según Naciones Unidas, las personas con discapacidad tienen derecho a los mismos derechos que el resto de sus conciudadanos; a los mismos derechos civiles y políticos que los demás seres humanos; a las medidas destinadas a permitirles lograr la mayor autonomía posible; y a que en la medida de sus posibilidades, a obtener y conservar un empleo o a ejercer una ocupación útil, productiva y  remunerada y a formar parte de organizaciones sindicales y a que se tengan en cuenta sus necesidades  particulares en todas las etapas de la planificación económica y social.

Ante este panorama y contexto social actual de crisis, las empresas no apuestan por la inserción  laboral  de  las  personas  con  algún  tipo  de  discapacidad  y  los  recortes presupuestarios estatales y autonómicos hacia este colectivo, supone  que las sucesivas generaciones no tengan oportunidad de ejercer profesionalmente.

Personalmente, creo que la falta de oportunidades laborales es la causa principal por la que personas  con discapacidad no acceden al mundo laboral, y los acceden son poco cualificados y están mal remunerados.

La discriminación es una de las cosas que más afecta a la población joven discapacitada, las barreras y los prejuicios de la sociedad constituyen en sí mismos una discapacidad.

Aunque la mayoría de los discapacitados en edad laboral quieren y pueden trabajar, a menudo  deben  afrontar  serios obstáculos en  su  esfuerzo  por  acceder  al  trabajo en condiciones de igualdad, esto supone un grave problema en generaciones venideras de discapacitados, ya que representa (como tradicionalmente ha sido) que estén sujetos al aislamiento socioeconómico. Los discapacitados reclaman con insistencia creciente su derecho a no ser excluidos de los lugares de trabajo y a ser tratados con un espíritu de integración y en plano de igualdad con las personas no discapacitadas, así como su derecho a participar activamente en la vida económica del país. […]

Anuncios

Las montañas y los obstáculos en la vida.


Schneider(primera persona, mujer, con esclerosis múltiple en alcanzar la cima del Everest)

Schneider(primera persona, mujer, con esclerosis múltiple en alcanzar la cima del Everest)

¿Qué es más difícil, escalar el Kilimanjaro o los pequeños (grandes) obstáculos que nos encontramos en nuestro día a día?… Seguramente la mayoría de nosotros nos decantaríamos por la primera opción, pero todos sabemos que los pequeños obstáculos diarios de la vida nos muestran la cara más amarga de millones de personas con discapacidad, con su lucha diaria a los cientos de obstáculos que encuentra en su camino, tales como acceder a un transporte público, domicilio, comercio, etc…, donde nosotros mismos somos los verdaderos artífices de poner los peores obstáculos para cualquier persona discapacitada.

En nuestras manos está concienciarnos de la importancia de caminar juntos por una dignidad encaminada hacia el propio ser humano, con todas sus capacidades y sus dificultades, que con el tiempo, la mayoría vamos olvidando y dejando de lado. Tal como explica Schneider (primera persona, mujer, con esclerosis múltiple en alcanzar la cima del Everest)  Quiero compartir con ustedes dos historias diferentes: una está relacionada con escalar las montañas más altas del mundo, y la otra está relacionada con escalar las montañas y los obstáculos en la vida. En las dos se necesita fuerza, coraje y muchas ganas.

El próximo mes de julio, 14 personas con esclerosis múltiple, demostrarán que escalar una montaña, en ocasiones, es más fácil que subir una escalera.

 

14 PERSONAS CON ESCLEROSIS MULTIPLE SUBIRÁN AL KILIMANJARO EN JULIO

 Schneider, primera persona con Esclerosis Múltiple en alcanzar la cima del Everest y escalar las Siete Cumbres (puntos más altos de cada uno de los siete continentes), liderará un equipo de 32 personas (14 de ellas con EM) en una expedición al Kilimanjaro el próximo mes de julio.

“La expedición al ‘Kili’ es muy emocionante y cambiará la vida de todos los que van a participar en ella”, asegura Schneider.

En 2010 y en el marco del Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, Lori visitó España para asistir a diferentes actos organizados por FELEM y algunas de sus entidades miembros en los que relató su emocionante ascensión al Everest un año antes. Así comenzó alguna de sus intervenciones: “Quiero compartir con ustedes dos historias diferentes: una está relacionada con escalar las montañas más altas del mundo, y la otra está relacionada con escalar las montañas y los obstáculos en la vida. En las dos se necesita fuerza, coraje y muchas ganas”.

Con más de 5.800 metros de altitud, el Kilimanjaro es la montaña más alta de África y la montaña aislada más alta del mundo.

Este volcán extinto fue la primera ascensión de Schneider en su conquista de las Siete Cumbres. Entonces le acompañó su padre, Neal, quien cumplió 61 años el mismo día que alcanzaron la cima. Schneider está especialmente emocionada porque su padre, que tendrá 79 años en el momento de la escalada, también se va a unir al grupo.

Según los guías del viaje, de Alpine Ascents International, aunque no es una ascensión muy técnica (lo que significa que no se necesita tener experiencia previa en escalada) los participantes deben sentirse cómodos caminando de cuatro a ocho horas cada jornada durante aproximadamente siete días. Cada persona con EM tendrá un compañero escalador y todo el grupo contará con el apoyo de un equipo médico.

 

Fuente: http://www.esclerosismultiple.com/noticias/detalle.php?id_not=126

El circo de la mariposa


El Circo de las Mariposas es un poético y motivador corto dirigido por Joshua Weigel y protagonizado por Eduardo Verástegui y por Nick Vujicic, un joven de 27 años, sin piernas y sin brazos.

Veinte minutos de belleza, una historia simple y hermosa, sin más.

Te invito a ver esta historia y espero que te guste tanto como a mi…


Un día conmigo…


“Hoy ha sido un día distinto, hoy he podido expresar lo que siento, me dieron voz aunque siempre hablé, expresé mis sentimientos, aunque siempre los tuve…”

A modo de reflexión, dejo un fragmento del relato “Carta de un discapacitado psíquico.”  He decidido convertirlo a formato de audio, por la sinceridad y honestidad del relato, por su enorme significado social, por toda la belleza que esconden esas palabras. Ójala nos sirva para sentir por un momento como piensan, como sienten y como ven a través de sus corazones todas estas personas  una realidad que pasa inadvertida para el resto de mucha gente. Quisiera también aprovechar la ocasión, para agradeceros las muestras de cariño, apoyo y comprensión a la hora de realizar este blog para un colectivo tan sensible a los cambios sociales y educativos que estamos viviendo en la actualidad. A todos vosotros y en especial para ellos: GRACIAS.

AUDIO: http://www.ivoox.com/un-dia-conmigo_md_489360_1.mp3″ Ir a descargar

 

Fragmento extraido de: http://asfoso.blogspot.com/2007/02/carta-de-un-discapacitado-psquico.html

Te acepto como eres


“Hijo mío, yo te acepto tal y como eres, estaré siempre aquí, para educarte, cuidarte, guiarte… pero sobre todas las cosas para hacerte feliz”.

En general, solemos tener una consideración especial hacia la persona con deficiencias físicas, sensoriales o mentales, tanto, que hasta nos cuesta pronunciar las palabras: discapacitado, minusválido, deficiente, inválido, impedido, subnormal
Remitiéndonos a Maud Mannoni (psicoanalista francesa), coincido con ella en que no aceptamos el nombre cuando no aceptamos a la persona o a la circunstancia, ya sea porque nos produce rechazo o dolor.
Sería necesario además, revisar seriamente el concepto de “normalidad”, lo que probablemente haría cambiar nuestra valoración sobre el problema.
“Encontrar un lugar para vivir será tal vez, la tarea esencial y compleja que todo ser humano debe llevar a cabo, con o sin discapacidad física o mental, con mayores o menores dificultades, siempre desde un punto de vista particular y diferente para cada uno”.
Si esto es así, el proceso de integración es más difícil aún para quien es ignorado o considerado como sujeto no válido para la sociedad en general, aunque no siempre esto se verbalice o exteriorice.
Entendemos que integrar, en este caso, significa acercar, compartir, reconociendo y más aún, valorizando las diferencias.
Considerando que la historia de la atención solidaria a la persona minusválida es reciente, advertimos que se han hecho muchas cosas “para ellos”. Es tiempo tal vez, de que se hagan “junto a ellos“, lo que marcaría la diferencia entre vivir por uno mismo, sea cual fuere su circunstancia y vivir de la condescendencia de los demás.

Cuando reclamamos a la sociedad un lugar para la persona discapacitada, nos preguntamos si en la familia se lo damos. Si ser padres constituye la tarea más difícil y delicada, la presencia de un ser con algún tipo de discapacidad, nos pone aún más a prueba. Moviliza nuestros sentimientos de aceptación, solidaridad, humildad y amor desinteresado.

Cuando se ha aceptado la realidad, se comprende de veras y se ayuda eficazmente.
Aceptar un hijo significa conocerlo, asimilar sus limitaciones y estar en permanente búsqueda de sus valores. Aceptar es no avergonzarse de sus torpezas, es saber esperar sin ansiedad, sin exigir lo que no puede darnos, pero sin claudicar en la tarea de enseñar con amor. Aceptar es educar cada día, cada hora y cada minuto.
La ayuda profesional es invalorable, pero se pierde cuando la familia no es el pilar de esta acción educativa, que se extiende a los demás seres de la familia.
Cuando los padres aceptan con amor, aceptan los hermanos, los abuelos, los demás. Pero desarrollar esta fuerza impulsora, es deber moral de los padres.
El éxito o fracaso de la tarea conjunta con profesionales dependerá, en cierta medida, de los sentimientos que los padres hayan podido transferir al resto del grupo familiar: si se lo considera “una carga”, o una oportunidad de ser solidarios y de aprender de ellos y con ellos, otras cosas.
Pero también dependerá del propio discapacitado, de su voluntad, de su deseo de vivir y de su aceptación a las condiciones de vida.

Tu forma de ver la vida


En alguna ocasión tenemos esa sensación de que las cosas no nos van todo lo bien que quisiéramos, creemos que una gran losa cae sobre nuestras espaldas cuando no logramos un objetivo, un éxito… Pero en realidad, me pregunto ¿Qué és el éxito?, quizás podamos pensar que el éxito es alcanzar un profesión más o menos estable, una familia ideal, un reconocimiento social, nada más lejos de la realidad.

Una superación personal en cualquier aspecto de nuestra vida, sea cual sea, por insignificante que parezca, tendríamos que considerarla como un éxito, incluso pienso que un fracaso te lleva al éxito… La vida nos da muchas lecciones, el paso del tiempo y la experiencia te hacen sentir que la vida es demasiado hermosa como para tomársela en serio ¿No crees?…

Os dejo un video, para aquellos que tengan 9 minutos de su tiempo, que quizás, y sólo quizás como reza su título: “Historias reales que cambiarán tu forma de ver la vida”  te den un nuevo enfoque de lo que significa el éxito y la vida desde otro punto de vista… 

La integración Social


En los últimos años, hemos visto como mejoraba la aceptación y la inclusión de las personas con discapacidades en todas las facetas de la vida en sociedad. En muchos países del mundo, se han aplicado nuevas leyes con el fin de ofrecer igualdad de oportunidades y plena participación en la vida social a todos los miembros de la sociedad, poniendo especial énfasis en las situaciones de las personas con discapacidades. Es necesario posibilitar que las personas con alguna discapacidad tengan acceso a las instalaciones deportivas e introducir varias actividades físicas acondicionadas para los discapacitados.

Con el objeto de lograr una satisfactoria integración social, es preciso modificar los programas preescolares y escolares para niños discapacitados puedan asistir regularmente a clases de educación física.

Mejorar la preparación de los profesores, especialmente los de educación física, entrenadores, etc., puede contribuir a lograr un objetivo satisfactorio.

En el proceso de integración la educación física tiene un papel muy importante, unas veces será provocadora de la acción, en otros casos estructuradora y en otras ocasiones armonizadora.

Cualquier proceso de aprendizaje significa proceso de adaptación y viceversa.

En el proceso de adaptación es muy importante que el ambiente familiar colabore con la dinámica escolar, pues los niños crecen aprendiendo a vivir con otras diferencias individuales. Esta demostrado que los niños son mucho más tolerantes que los adultos, aunque también se sabe que amistades autenticas entre deficiente y no deficiente es la excepción.

En la actualidad, es un porcentaje muy reducido de la población discapacitada que esta en activo físicamente.

Esto afecta sobre todo a la gente joven con alguna discapacidad.

Los atletas discapacitados están luchando por superarse con el objetivo de convertiste en una parte integral del movimiento olímpico.

La integración social se encuentra con multitud de barreras, sobre todo en el ámbito valorativo y normativo lo que perjudica al deficiente debido a su dificultad para adaptarse a situaciones nuevas, entonces, se ve llevado a apoyarse en la rutina y en las decisiones de otra persona.